Terapia Cognitivo Conductual

La Terapia Cognitivo Conductual, remarca la relación e influencia entre los pensamientos, las emociones y el comportamiento.

La terapia está divida en tres fases:

  • Evaluación; se produce el primer contacto, donde conocerá la situación de manera general (problemas identificados, áreas vitales afectadas, etc.) así como las expectativas en torno a la terapia. Además, se expondrá el modo de intervención.
  • Análisis y recogida de información; se irá profundizando en cada uno de los temas relacionados con el motivo de consulta para obtener la mayor información posible sobre las causas que lo pueden estar originando, y los efectos que genera.
  • Tratamiento, Se expondrá una hipótesis explicativa del surgimiento y mantenimiento actual del problema. A partir de ello, comenzaremos con la introducción de diferentes técnicas terapéuticas. En esta fase, es de vital importancia la implicación activa del paciente y el acompañamiento del terapeuta para poder alcanzar los objetivos planteados.
  • Seguimiento: Una vez alcanzados los objetivos, queda abierta la posibilidad de mantener sesiones de seguimiento para prevención de recaídas, fortalecimiento de técnicas aprendidas o bien solución de problemas puntuales que generan malestar.

Para la terapia cognitivo conductual es necesaria la implicación y motivación del paciente.