Mejorar, incrementar o reavivar el deseo sexual

En el artículo anterior hablamos sobre la disminución de la libido o el deseo sexual. Vimos algunas de las causas que lo provocan y el cómo puede llegar a afectar a las personas y/o a las parejas.

En esta ocasión nos gustaría hablar sobre consecuencias específicas a nivel individual y de pareja. Pero sobre todo, nos gustaría centrarnos en algunas recomendaciones para mejorar, fortalecer o reavivar el apetito sexual.

Consecuencias individuales:

  • Insatisfacción.
  • Inseguridad y baja auto estima.
  • Miedo, rechazo y evitación a momentos sexuales.
  • Incluso la aparición de algunas disfunciones sexuales como pueden ser: vaginismo, eyaculación precoz, etc.

Consecuencias en la pareja:

  • Desconfianza o inseguridad.
  • Distanciamiento físico y/o emocional.
  • Rechazo, tensión o evitación hacia la pareja.
  • Problemas en otras áreas, por ejemplo la comunicación, la toma de decisiones, etc.
  • Incluso plantearse o llegar a la separación.

¿Existe una solución? La respuesta a esta pregunta depende de muchos factores, por ejemplo: el momento en el que se encuentra la relación, el nivel de afectación, el grado de afecto, el interés de cada integrante por solucionarlo e incluso la visión que tiene cada uno de la situación.

En muchísimas ocasiones nos encontramos con parejas o personas que han dejado pasar esta situación por vergüenza o miedo a afrontar, incrementando el problema y dejando atrás la solución. Pero tranquilos, en Psicoterapia puedes encontrar soluciones en un entorno cómodo para ti y tu pareja.

Hablemos sobre las soluciones

Existen diversas técnicas y herramientas como pueden ser: acercamiento paulatino, nuevas experiencias, juegos y juguetes, productos para incrementar la satisfacción, incremento de fantasías, mejora de la comunicación, masajes, películas (cuidado con alejarte de la realidad), masturbación, sexo oral, lecturas y un infinito etcétera de recursos para trabajar con la mejora del deseo sexual o libido. Dentro del proceso terapéutico el profesional irá integrando cada una de ellas según la evolución del proceso.

Lo más importante para comenzar

Conócete a ti mismo, identifica aquello que te gusta y lo que no te gusta. En cuerpo y mente.

Solo cosas que te hagan sentir bien, experimentar formas nuevas es parte del tratamiento. No tengas prisa, aprende a elegir, explora y selecciona.

Interésate por el otro, por sus puntos fuertes, sus deseos, sus fantasías, sus gustos, etc.

Abre tu mente,  a vivir nuevas experiencias, a disfrutar con cosas que no sabías que existían, incluso a disfrutar de las cosas más simples.

Deja las adivinanzas para otros momentos, comunica y escucha. El otro no tiene por qué saber lo que te gusta, o lo que no te gusta.

Pide y pregunta.  Para ello queremos recomendarte nuestro artículo “Cariño me gustaría…”  https://www.psicologiathamar.com/pareja/carino-me-gustaria/

Buscad el momento adecuado, sin distracciones, con el espacio preparado, podéis añadir cosas visuales, olfativas, etc. que estimulen todos los sentidos.

Respeta tu ritmo y el suyo, las prisas generan estrés, ansiedad y frustración. Déjalas a un lado.

Si consideras que estás en un momento avanzado del conflicto o bien quieres mejorar los acercamientos sexuales con tu pareja, no tengas miedo o reparo, busca la ayuda de un profesional. En Thamar somos especialistas con experiencia en Terapia Sexual y de Pareja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.