¿Qué es lo normal en el sexo?

Durante muchos años la sociedad nos ha dicho lo que está bien y lo que está mal, lo que se puede y lo que no, incluyendo un área tan privada como es nuestra sexualidad.
hombre besando cuello mujerEs evidente que el concepto de la erótica ha ido cambiado culturalmente a lo largo del tiempo. En nuestra sociedad occidental actual nos enseñan un modelo de erotismo muy abierto. De hecho considero que, la sociedad en general, está muy erotizada. Nos invaden estímulos sexuales por todas partes, nos enseñan prototipos y estereotipos que más que ayudar a vivir el sexo abiertamente y de forma sana y natural, en ocasiones, encasilla y produce en algunas personas unas presiones y creencias erróneas que nada ayudan a vivirlo con naturalidad.

Es curioso cómo, a pesar de que consideramos que la sociedad avanza en el tema del sexo, se mantienen los prototipos de hombres salvadores, damiselas en apuros, chicos y chicas con cuerpos 10, etc.

Esto en personas con una baja autoestima o con personalidades menos definidas lo que provoca son mayores inseguridades y, por tanto, más infelicidad.

El sexo es nuestro y cada uno es responsable de vivir su sexualidad de la manera que le parezca más satisfactoria posible, como quiera, pueda y sin hacer daño a nadie.

Existen tantas formas de expresarse sexualmente como la imaginación de cada uno le permita, en ese sentido, las llamadas parafilias formarían parte de la imaginaria erótica. Insisto, sin tener en cuenta las consideraciones delictivas y siempre practicadas con responsabilidad, consentimiento y sin que nadie sufra daño físico o psíquico.

Para cada uno lo normal y lo que no lo es en el sexo es diferente, pero al fin y al cabo, lo que todos buscamos en él es el placer. Lo que forma parte de la vida erótica de cada uno lo debe decidir él mismo y negociarlo con su amante.

Pero en el sexo, como en casi todo, hay una falsa moral detrás. Y también una concepción machista acerca de la libertad sexual. Creemos que hemos avanzado aquí mucho pero la realidad es que no tiene la misma consideración social un chico que escoge múltiples parejas sexuales que a una mujer que decide libremente hacer lo mismo.

La sociedad occidental ha mantenido un concepto de la erótica muy coitocentrista y muy ligado a la reproducción. Lo único “políticamente correcto” eran las relaciones heterosexuales, dentro de una pareja estable y enfocada a la reproducción.

En mi caso particular, considero que se puede separar perfectamente el sexo dentro y fuera de una relación. Para mí es la máxima expresión de amor dentro del contexto de una pareja, además de una maravillosa manera de comunicar, ¿puede haber una manera más bonita de transmitir el amor que esa?

Pero también considero que para tener sexo no hace falta tener una pareja, simplemente el sentirte atraído por alguien, y el querer disfrutarlo, lo que llamamos coloquialmente “el sexo sin amor”.

Ahora el acceso a las tiendas eróticas no está mal visto, sino en cierto auge, esto ayuda a poder probar cosas nuevas e incorporar mayor repertorio al menú sexual. Eso sí, tengo la sensación de que no siempre se hace de una manera del todo responsable.

Por ejemplo, hace poco salía a la luz la noticia de que había fallecido una persona a causa de la práctica del BSDM. Hay que ser conscientes de que algunas prácticas sexuales requieren de muchísima preparación, instrucción y formación, así como de una relación de confianza que garantice que, llegado un momento dado, no estás exponiendo tu vida. Pero supongo que lo responsable que sea cada uno se manifiesta tanto el ámbito sexual como en el resto de ámbitos de la vida.

Como sexólogos tenemos que tener una mentalidad abierta ante el sexo y soy partidaria de que en el sexo vale todo mientras no estemos hablando de delitos sexuales.

¿Quién soy yo para decirte que está mal que te guste azotar o ser azotado?, por ejemplo.

Mientras la práctica sexual tenga lugar entre dos (o más) personas plenamente conscientes y no constituyan un delito TODO vale.

Y es que nadie tiene derecho a decirme cómo vivir mi sexualidad y qué debe o no excitarme.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.